¿Has estado buscando información sobre Lean Startup y te ha salido este artículo? ¿o vienes  de otro canal? Bueno, da igual. Vas a leer sobre Lean Startup como si se lo estuviéramos explicando a alguien que no tiene ni idea, pero que queremos que acabe entendiendo qué es y cómo aplicarlo.

El origen del Lean: Toyota.

Lean Startup es un término que se puso de moda cuando Eric Ries lo publicó en su libro “El Método Lean Startup”, pero en realidad tiene más años que la madre del sol. Su origen, al igual que las metodologías ágiles, parte en el Lean Manufacturing que nace en Toyota los procesos de trabajo de Taiichi Ohno (conocido por diseñar el sistema de producción Just In Time en Toyota)

El pensamiento Lean ha permitido modificar y replantear la manera de organizar las cadenas de producción y sistemas de oferta.

Taiichi Ohono, impulsor de la metodología Just In Time en Toyota y Lean ManufacturingEric Ries, autor de el libro "La metodología Lean Startup"

«La base de cualquier pensamiento Lean es que todo aquello que no sirva para alcanzar el objetivo de nuestra empresa se desecha«

Al grano, ¿qué es Lean Startup?

Es un proceso con disciplina de aprendizaje validado, que trata de tener hipótesis testeables sobre tu objetivo y diseñar diferentes ‘ensayos’ para probarlos. Después, se analizan los datos para aprender de ellos y entender los resultados.

Como veis, en el mundillo startup hay un patrón que siempre se repite: crear, medir y aprender.

¿Puedo aplicar el Lean Startup en mi proyecto?

Sí, aplicar esta metodología no requiere que hayas tenido que fundar tu empresa sin un duro. La metodología Lean Startup se puede aplicar independientemente del tamaño de la empresa, siempre y cuando los responsables de éstas áreas sean conscientes de los ‘ingredientes’ que se requieren para crear nuevos productos o servicios.

«Los datos deben ser obtenidos bajo el comportamiento real de tus usuarios.

Los experimentos hay que lanzarlos de la manera más rápida y barata posible»

Cómo aplicar Lean Startup: Fast and Furious

Vamos a hablar de esos ‘ingredientes’ que mencionamos anteriormente. La base de esta metodología está en experimentar, y para ello un planteamiento que debe hacerse todo aquel que esté interesado en validar rápidamente es:

  • Crea una hipótesis

  • ¿Qué crees que es importante para tu negocio?

  • Diseña un experimento para poner en práctica esa hipótesis

  • Llevar a cabo el experimento y reunir datos

  • Analizar esos datos

  • ¿Validan o rechazan estas hipótesis?

Los experimentos hay que lanzarlos rápidamente y deben ser lo más barato posible (si te equivocas, que sea barato). Lo importante de estos datos es que no sean opiniones, los mejores datos son los que han funcionado bajo un comportamiento real.

Y después del experimento… ¿qué?

Ya has echado todos los ingredientes y tienes un plato delicioso. ¿Dónde lo vas a presentar? Pues eso, nuestro plato va a ser el MVP (Minimal Viable Product). El Producto Mínimo Viable es el resultado de que ya has probado, medido y analizado tus experimentos.

El MVP se caracteriza por no tener el producto cerrado al 100%, ni mucho menos. Tiene que ser MÍNIMO pero VIABLE. Está bien destacar lo de mínimo porque a muchos emprendedores les da miedo salir con esta versión y siempre quieren añadir alguna «cosita» más y eso les consume tiempo (tiempo=oro). A medida que vas viendo el comportamiento que tienen con tu MVP, vas incorporando nuevas funcionalidades que vayan demandando / necesitando.

MVP Mago de OZ: Magia al producto

El mago de Oz es un concepto introducido en Lean Startup como ejemplo de MVP y consiste en desarrollar la parte visual (front-end) para que los usuarios tengan una experiencia lo más real posible, pero la tecnología y operaciones que hay detrás (back-end) son aplicaciones de terceros u operaciones manuales.

Eventos para startups Madrid. Dos de los fundadores de Spanish Startups impartiendo un curso para emprendedores.

Y hasta aquí la receta de hoy: Qué es Lean Startup y cómo aplicarlo en tu proyecto esperamos que os haya servido para entender esta metodología y cómo ponerla en práctica. Lo que está claro es que no debemos tener miedo a equivocarnos, siempre que te acompañen estas palabras: probar, medir y analizar. Si te sigues equivocando es que no estás haciendo bien una de esas tres cosas.

Para terminar, si estás iniciando en el mundo startup, te recomendamos que eches un vistazo al post 5+2 podcast para emprendedores y startups en español donde seguro que encuentras alguna fuente de inspiración.

¡Síguenos para más recetas! En nuestra newsletter siempre te mantendremos al tanto.

Otros artículos relacionados

  • Travel-Tech Hackathon at South Summit

Travel-Tech Hackathon at South Summit

El Hackathon de Amadeus, Ferrovial y BBVA para revolucionar el turismo Spanish Startups organizó Travel-Tech Hackathon durante South Summit 2018, una de las mayores ferias de startups e inversores del sur de Europa. [...]

  • Digitalisation Day: Hackathon para el intraemprendimiento

Digitalisation Day

Hackathon en Airbus para resolver retos del día a día El intraemprendimiento está siendo una de las tendencias en muchas empresas para llevar a cabo grandes ideas de sus trabajadores, ya que éstos [...]

  • End To End Hackathon

End To End Hackathon

Hackathon para desarrollar una plataforma end to end En esta ocasión, Spanish Startups abordó el reto por parte del departamento de digitalización de Airbus encontrar empresas que fueran capaces de desarrollar una plataforma [...]